top of page

Gracias


Un nuevo año y toca dar las gracias.

Gracias por todos esos miedos acumulados que me impidieron tantas veces creer en mí. Son la noria en la que me subo para no olvidar que puedo, quiero, y lo voy a conseguir. Y que si no es así…volveré a intentarlo. Mientras este aquí. Una y mil veces, una y mil veces, una y mil veces...

Quiero agradecer las decepciones, y a todos los que hice responsables de ellas. No lo fueron. Solo fueron mis expectativas. Porque cuando sucede, tardo cada vez un poco menos en comprender que, nadie vino al mundo para hacerme feliz y cumplir mis deseos. Porque nadie puede hacer más por mí que yo misma.

Gracias infinitas a las lágrimas, que deshacen mis nudos y expanden mis pulmones. A la tristeza en la que me instalo de vez en cuando y me hace valorar lo bien que estoy, cuando estoy bien. Gracias a todas esas emociones que me explotan por fuera y me sanan por dentro.

Gracias a la música que me acompaña en mis mañanas frías cuando, camino del trabajo, pone ritmo a mis pasos, para no dejarme arrastrar los pies y me recuerdas que mi sueño está, cada vez más cerca.

Cuando me siento a escribir, como ahora, y me inspira. Cuando con el teclado y mis dedos, consigue que fluyan todas esas palabras que andan dentro de mi, desordenadas, y las convierte en la foto de un rompecabezas que cobra sentido, al menos para mí.

Gracias por las caídas que me recuerdan que, si caí, fue porque antes estuve en las alturas. Y que volveré a estarlo. Que no hay cielo sin suelo.



Gracias a los que me traicionaron y clavaron sus puñales en mi espalda. Dolieron, a que negarlo, pero siempre hubo alguien cerca que taponó la herida y besó mi cicatriz. Hoy todas esas marcas forman un tatuaje, no sé si perfecto, pero si necesario.

Gracias a la persona que sostuvo mi cabeza en su regazo mientras el dolor me partía el corazón en mil pedazos. (hace años que te perdí la pista, pero nunca te olvidé.)

Por recordarme que siempre hay alguien ahí fuera que te quiere bien.

Gracias por los abrazos de esa gente bonita que engrandece mi mundo y todo lo que soy. Llegaron para hacerme ver que no hay nada defectuoso en mí y que soy digna de ser amada.

Que si alguna vez no me amaron como debían en el pasado, si lo hicieron lo mejor que podían. Gracias por no dejar que las heridas del pasado, me hicieran perder la fe.

Por saber rendirme, rectificar el rumbo o cambiar el sueño, porque eso significa que tengo un sueño.

Gracias a esos viajes que me permiten reencontrarme con las personas que forman parte de mi vida allá donde estemos. Y me reinician la vida de nuevo cada vez que las abrazo.

Gracias por descubrir que sin ti me siento incompleta, pero que sin mi…no soy nada.

Feliz año. Feliz vida, espartanos.



41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La única

Publicar: Blog2_Post
bottom of page