¡ANTIOXÍDATE!

Si alguna vez te has preguntado por qué una manzana se vuelve marrón después de cortarla o por qué el hierro se oxida cuando se expone a los elementos atmosféricos, es porque te estás cuestionando sobre los efectos dañinos y destructivos de los oxidantes (radicales libres) que habitualmente encontramos en el medio ambiente. Pues debes saber, que la oxidación causa lesiones similares en las células de tu organismo.

Cuando respiras, haces la digestión, ejercicio o simplemente duermes, tu cuerpo produce los llamados “radicales libres” o sea, la oxidación de las células. para empeorar las cosas, el estrés emocional, el humo del tabaco, la contaminación atmosférica, etc. también generan radicales libres que ponen en peligro nuestra salud.





Como todo en la vida es equilibrio ( si sabemos buscarlo) la naturaleza nos ofrece los medios para protegernos frente a los riesgo de la oxidación excesiva. Aquí entran a jugar los conocidos como ANTIOXIDANTES, que actúan contra los radicales libres.

Entre los antioxidantes más importantes se incluyen:

  • Beta-caroteno: presente en los alimentos de color naranja, como las zanahorias, boniatos, melón, albaricoques, calabaza o mangos. Pese a esta primera característica otros alimentos que también son ricos en beta-caroteno son las verduras de hoja verde, como las espinacas y coles.

  • Luteína: presentes también en verduras de hoja verde como las anteriormente mencionadas.

  • Licopeno: se trata de un potente antioxidante presente en los tomates, sandía, papaya o naranja sanguina. La principal fuente de licopeno de nuestra dieta es el tomate.

  • Selenio: se trata de un mineral que forma parte de algunos enzimas con actividad antioxidante. Las principales fuentes de selenio son el arroz y el trigo (sobre todo en su versión integral)

  • Vitamina A (retinol): los alimentos ricos en esta vitamina incluyen el hígado y yema de huevo.

  • Vitamina C: se encuentra de forma abundante en muchas frutas y vegetales, como las naranjas, kiwis, fresas, tomates…

  • Vitamina E: también conocido por el nombre de alfa-tocoferol, está principalmente presente en los aceites de semillas, como girasol, soja, maíz, y frutos secos.


Sobra decir que la mejor manera de asegurarse un adecuado suministro de antioxidantes es a través de la alimentación. Aunque a veces, se hace necesario un suplemento adicional para asegurarnos que el organismo incorpora una cantidad de antioxidantes óptima.

Así que ya lo sabes, si no quieres “oxidarte”: ¡ANTIOXÍDATE!


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo